jueves, 8 de diciembre de 2016

Tengo un alacrán en el corazón que ante tanta luz no sabe donde meterse, huye y se golpea entre las paredes de mi pecho, busca su agujero y no lo encuentra, muerde, pica y se retuerce atrapado en un lugar que ya no más le pertenece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario