miércoles, 28 de agosto de 2013

Hay,
lo he visto,
estoy en él,
un lugar,
donde el aire trae los ecos de la esperanza,
su música evoca una nostalgia trágica,
y alegre,
por aquellos momentos en que nos atrevimos a luchar,
su canción resopla en las calles de los pueblos blancos,
lo he visto,
donde anidan los cuervos;
El pueblo canta en silencio,
por un mundo que les otorgue su gloria,
y de pronto, vuelven la mirada,
todos,
callan aún más profundo,
su paso se vuelve pesado,
y recomienza la marcha militar.
El amor más puro no es romántico,
ni realista,
es una posibilidad que busca donde asentarse,
es como la semilla que no puede cambiar la tierra,
donde se asienta,
pero que vuela y puede buscar su lugar.

El amor más puro no acontece de repente,
es una construcción de años que además,
requiere darse en el momento adecuado.

El amor más puro no es inmortal,
cae, se rompe,
pero renace y se repone con más fuerza en cada rotura,
elevándose a lo eterno.

El amor más puro es una oportunidad,
y como tal se escoge en el momento adecuado,
entre muchas otras posibilidades.

El amor más puro es un ir avanzando hacia si mismo,
pero un avanzar que solo empieza con la madurez,
y en el tiempo.

El amor más puro ve,
pero los otros amores no pueden verlo.

jueves, 15 de agosto de 2013

Siempre me pregunto... ¿Qué están festejando? Pero nunca se responderme a ello... Que por un instante no están tan solos, quizás.

O quizás lo aparentan, para que otros no aterrorizados por la absoluta soledad que los atraviesa a todos se acerquen... ¿Y así no estarlo?

Ellos, iguales a los otros pero que construyeron la alternativa en la usurpación, el poder constituido en un espacio autogestionado, no en el cual es la mayor belleza, pero en el que al menos tienen en sus manos la vida, o la vida les construye en sus manos.