jueves, 27 de diciembre de 2012

The one whom I met, claimed to be god
He was no man, or divine
A faith of weakness, mistaken for good
Love is pure, no craven right
Succumb to will, indulge in pride
I honour myself, and those whom I love
We stand not alone, hungry for life
you can not love, them all

viernes, 7 de diciembre de 2012

La virtud, es una vida de dolor,
y es por ello que debemos de tomar una decisión,
entre las bajas pasiones, y los grandes valores,
pero la virtud, no es más que un artificio,
para huir del daño.

Esa línea que marcamos, de lo respetable,
no puede servir para nada cuando nosotros mismos,
nos hacemos despreciables,
en pos de una exigencia universal
ante una vida que nos duele por cada minuto que esperamos,
escapándosenos la vida en su ritmo frenético,
por que valga la pena,
cada palmo…

Y siempre bajo la sombra del sufrimiento,
manejamos los días y las personas,
manejamos los criterios, los juicios,
qué es amar si no aporta riqueza,
qué es cuidar si no ajusta una cuenta,
qué es escuchar…

Subiendo, en lo más alto de la virtud la humanidad queda demasiado lejos;
es un error de criterio pensar,
que la debilidad puede tener valor,
así como las argucias que inventamos,
para hacernos admirables puedan comparase al tiempo que perdemos,
con quien nos agota y reclama.

Si hay que elegir, nadie debe perder su tiempo,
en quien lo necesita,
Si hay que elegir, cada instante debe aportar al alma,
más de lo que invertimos en ello.

Pero todo esto se confunde siempre,
intentamos tomar decisiones para huir del dolor,
pero una vida programada es una vida condenada a sufrir,
si lo que buscamos es la felicidad no podemos más que ser,
condescendientes,
comprensivos,
atentos y… Blandos.

Sin embargo, aquellos que han renegado de ser felices,
que alcanzan el zenit de lo admirable y la fortaleza,
son estas bestias las que mueven nuestras pasiones más altas,
y a quien queremos ser semejantes, monstruos sin corazón.

Así es todo lo que brilla.

domingo, 2 de diciembre de 2012

Love is the law, love under will.