miércoles, 27 de junio de 2012

El dios supremo es el azar, sin embargo, este no es el único dios, hay dioses menores, dioses compasivos pero que sin embargo son impotentes, dioses que sufren, que nos hermanan, pero que no nos salvan.
El odio de dios no nos indispone con el futuro, sino que en realidad es la llamada del destino la que nos vuelve locos ya que nos indispone con el pasado. Todo lo vivido se emponzoña como un charco de culpa en la mirada. Pasado y futuro están reunidos en una mirada enloquecida.
El capital financiero
es la muerte de la quimera del oro, es la eliminación de la naturaleza,
es la abstracción desnuda de lo que significa el dinero,
es la formula monopolista del anhelo.

domingo, 24 de junio de 2012

Me tortura lo que siento
porque es lo único
que no puedo cambiar de mi
sin hacerme un gran mal
con ello
tengo que trabajar siempre en su periferia
intentando comprenderlo
siempre
desde afuera
siempre analizándolo
sin tocarlo
y esta cosa
es lo que me lo da todo
lo que me alimenta
y de lo que dependo
lo que da el sentido
a todo lo que hago
es lo único que no puedo dominar
ni jamás podría
sin tener que pagar como precio
mi propia vida
y el sentido de todo acto
es
mi ancla
mi cadena hacia el mundo
hacia la tierra
hacia lo demás y toda existencia
el cordón
que me nutre y me ata
a la madre
tierra
fruto de mi adoración y condena
no
no puedo quedarme con esa visión
de
“haz lo que puedas"
“se feliz"
no es mi camino





hay ciertas cosas
que son muy ciertas
muy muy ciertas...
son tan
razonables
tan…
es como
lo que debería poner en un diccionario
o en una enciclopedia
pero
y es que no vale lo que se diga antes de un pero
en política
en la vida
donde tenemos que estar mediado con cosas terribles
todo el tiempo
son mejores algunas verdades inciertas
improbables
seductoras o
inspiradoras
pues lo que mueve los corazones
es la poesía
y no la verdad
una oda
y no un estudio
los estudios
consuelan
consuela...
aplacan
acallan el espíritu
y le dejan vivir
sin embargo un canto
una oración...
pertenecen a mundos distintos







cuando miras el mundo
puedes mirarlo
con muchos ojos distintos
con unos ojos justos
claros
con unos ojos
convencedores
de la razón
de la experiencia incluso
de lo que sabes
qué hay y que no
de lo que es y de lo que no es
unos ojos
que ven
lo que hay
y lo que hubo
y lo que probablemente
habrá
pero esa no es la más justa
ni la más sabia de las formas de mirar
es solo la más sosegada
ofrece paz
pues así es la contemplación
calma el alma

pero
hay otros ojos
ojos
inquietos
ojos, hambrientos
no son... expectantes... son
apasionados
no tienen paz
no hay sosiego
no hay calma
es una mirada salvaje

en nosotros...
nos comparte una razón
un fragmento
un viento de un dios, que nos da la paz
con su voz de la verdad
pero a la vez
nuestras venas
llevan sangre
y todo lo que parimos
está lleno de sangre
si olvidamos que esta sangre
estas visceras
miran el mundo
sin paz
desesperadas
que tienen que estar quebrando constantemente
el mundo
para moverse
que su existencia es un violencia constante
y nos abandonamos buscando el sosiego divino
nuestros ojos se secan
y ya no vemos nada



¿Y qué pobre diablo te contó la gran mentira de que el dinero no da jamás la felicidad?
¿quien te contó? que diablo más pobre sería... o que poco te quería dar...