jueves, 16 de febrero de 2012

Lacayos del mundo, uníos.

Hay personas que consideran que la policía y demás órganos represores nos "provocan" para que actuemos violentamente lo cual "deslegitimaría nuestras reivindicaciones haciendo no más que un bombo mediático de estos hechos violentos". Ante lo cual, debemos permanecer pacíficos ante la adversidad.

La adversidad... Pero ¿cual es esa adversidad?

-La adversidad de que toda reivindicación es fútil
-La adversidad de que la fuerza policial destruya todas nuestras concentraciones y manifestaciones.
-La adversidad de que nos golpeen, nos hieran, nos marquen de por vida, nos dejen lisiados... Nos linchen a patadas...
-La adversidad de ver como se llevan a nuestros compañeros uno a unos, a la fuerza.
-La adversidad de como nos arrastran a nosotros mismos, por el suelo, a patadas, al furgón.
-La adversidad del dolor, del control, las multas, la cárcel, el desgaste.
-La adversidad de la impotencia.

Este, nuestro mundo, no es el mundo de la ley, ni de la legitimidad, sino el mundo de la fuerza, la naturaleza salvaje y el poder. Nosotros, queremos imponer la justicia, leyes que sigan su formulación universal y que cumpla su derecho...

Pero para ello debemos aceptar como pueblo que la verdadera adversidad que nos ahoga y a la que debemos hacer frente no es la violencia policial, ante la cual deberíamos permanecer pacíficos, sino el profundo miedo en los pulmones de agrandar el valle de los caídos...

Pacifistas, vuestro terror inmenso ocultado con falsa coherencia política me llena de ternura, pero también me llena de vergüenza. Pobres, pobres vosotros, pues pronto vuestra lánguida esperanza, vuestra raquítica palabra se derrumbará sobre vosotros, y con los ojos rotos en lagrimas ya veréis demasiado tarde que aquello que parasteis por miedo ahora es la eterna pesadilla de la esclavitud.

Lacayos del mundo, uníos, aclamad la digna rabia. Pues como bestias nos tratan y bestias somos, astados, aun nos falta ser legión.

viernes, 10 de febrero de 2012

Quien piense que esta vida es el sumo bien deshonra su propia vida.

martes, 7 de febrero de 2012

L'Assassin

"Nos defaites ne prouvent rien
Si ce n’est que nous etions peu nombreux
Pour lutter contre l’infamie
Et nous vous demandons que ceux
Qui nous regardent…
Que ca soit eux qui aient honte de ne rien
Avoir fait!"


Me encuentro ahora en prisión,
por mi puño levantado,
por designio del señor,
que su yugo ya ha bajado.

Sobre mi cuello y la tierra,
de los desheredados.

Yo que levanté mi voz,
contra la fuerza del estado,
que infligí el deber,
contra ellos los esclavos.

Piensan que podrán verme,
de este modo arrodillado.

Ellos que la esperanza ,
del pueblo han clavado,
sostenida en una cruz,
un dios amortajado.

Yo que por las armas,
a muchos he consolado.

He infringido leyes,
he usurpado y he matado,
para restituir el mundo,
que ellos han violado.

Piensan que pueden negarme,
todo aquello que he logrado.

Ahora espero el alba,
para verme condenado,
pero ni oscuridad ni nostalgia,
me habrán desesperado.

Llevo en mi mente el recuerdo,
de cuantos he ayudado.

Y si con tanto no fuera,
a estar más cercano,
el día en que los pueblos,
se hayan emancipado.

No digáis compañeros,
que la lucha es en vano.

Que os guíe la razón,
que os muevan vuestras manos,
yo en mi vida he vivido,
los sueños liberados...