sábado, 31 de diciembre de 2011

‎"Contrariamente a lo que suele percibirse, la verdadera gloria natural no reside en los rayos y aguaceros, terremotos y huracanes, si miramos más allá de nuestro pequeño mundo veremos qué allende reina el caos, la furia, la rabia desencadenada de las fuerzas terrenales. Nuestro planeta es entonces un ser singular, un prado verde, donde el aire permanezca detenido y pueda oírse el cantar de un gorrión es el verdadero lienzo donde los dioses satisfacen su gozo y proclaman su soberanía"
En una noche solitaria de Jerez de la Frontera,
salió caminando por las calles viejas bajo la luz metálica,
el consuelo lo encontraría tras la carretera,
adentrándose en los barrizales devorados por la niebla.

A medida que avanzaba fue desabrochando su camisa,
no por que avivase el fuego en el, sino porque dentro se asentase la brisa,
y al subir sobre una colina que surcaba el humo blanco
de entre la sombra apareció un lobo susurrando:

“Acaso sois víctimas vosotros de la tiranía del azar como las bestias,
o acaso por designaros mortales os es posible construir algo.
Pues si así fuera esta noche yo podría amarte, y más allá del día,
podrías volver a recorrer este umbral para volver a encontrarme.

Respóndeme ahora o serás pasto de mis ansias,
mala fortuna ante la buena fortuna de mi rabia,
dime que tú te hiciste, que eres Hombre y que puedes elegir,
muéstrame el quebrar del destino, un espacio donde no morir.”

domingo, 25 de diciembre de 2011

La noche en silencio,
la noche vacía
pálida y quieta
sucia y eterna.

Por dentro sangran,
el murmullo,
del gemido,
de dolor.

Todos los deseos,
se volcaron en la negación,
del tiempo,
del lo hecho,
y lo permitido.

Tensaron sus miedos,
agotada la humedad,
extirpada la altitud de la mirada.

No hay consuelo,
perdido el firmamento,
no hay voz adentro.

sábado, 24 de diciembre de 2011

Un errante revolotea sobre la niebla,
al filo del deseo, gotea,
hacia dentro, más allá de la frontera,
comenzando la refundación del mundo.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

"En realidad soy libre cuando decido hacer, no cuando obedezco a mis ganas de hacer esto o lo otro"
Yo afirmo que el amor es algo más que una simple coincidencia del deseo, que no basta decir ni hablar de lo que apetece, que no puede justificarse por coincidencia, adecuación o apetencia. Yo afirmo que el amor es una decisión que se construye más allá, no del deseo, sino de nosotros mismos. Y es por eso que yo afirmo que el amor es ante todo una relación con la libertad, y no una esclavitud a las pulsiones.

jueves, 15 de diciembre de 2011

Los templos están hechos para salvaguardar y adorar a los dioses,
si el dios se va, no cabe o no sabe donde está el templo, no hay más que dejar de llamarlo así, y empezar a llamarlo cantera.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Aprender a evitar el daño nos convierte a menudo en esclavos del viento.
Padecerá la luna cansada,
su paso por un daño permitido,
de noche, por fín su reino marchito,
se asuma, se pierda por el devenir del mañana.

Por un mañana que no quiere amanecer,
que desea agarrarse a lo que guardaba la tarde,
el ambar que se agarra en la caida de los arboles,
hacía el mar ocre, palido, rama y niebla,
en el cofín del mundo.

"Me doy a ti" por miedo a no ser nadie,
a cualquiera, soy una fuente que mana,
a cualquiera, por sobrepasar los limites,
no hay más allá y todo parece blanco,
"podría irme en paz."

Se escucharán los pajaros en la mañana,
anunciado que hay que ponerse a trabajar,
sobrevivir, demostrar el valor de la existencia,
un paso más arrebatado al tiempo,
y al final, cuando hayamos comprendido la muerte,
todo lo que no fue dado nos pesará, nos arrastará,
a las profundidades, el abismo del hades sin fondo.

Pues en las puertas estaba escrito:
"Quien busca merece, quien no, se pierde"

viernes, 9 de diciembre de 2011

Cada forma de vida parece reclamar su lugar, y su importancia,
pero tal honor solo está ligado a la existencia,
una vez han muerto no son más importantes que las piedras del suelo.
Huimos por tanto del crimen,
pero en nuestra propia muerte todos los pecados son perdonados.
La paz es para todos igual, y no hay excusas.

Un hombre que se conozca a si mismo temerá muchas cosas,
pero de estas muy pocas que se refieran a el,
y en ningún caso la muerte.
Ir y venir,
el oleaje del tiempo nos confunde y permanecemos por la simple inmanencia de la carne,
no somos más que lo que nos viene dado,
equilibristas si acaso de los vientos que nos azotan.
No teníamos destino, y tuvimos que inventarlo.
Alzamos la vista, pero el cielo es un muro,
estamos atrapados, la ansiedad domina,
su represión la refuerza.
No hay cambio,
el mismo aroma, las mismas luces, la muchedumbre,
igual,
su estrépito, su nervio, su importancia miserable,
actores,
de una obra sin fin, orgullosos de interpretarla,
su intrascendencia, su dolor, su mueca,
que cualquier mascara podría mejorar.
Transgredir el tiempo,
las costumbres, los errores de los ancestros,
alcanzar el conocimiento, la maniobra y el hacer del artesano,
sobre los miedos y el peso de la nostalgia.

Vivir en otro tiempo,
uno que no guarde su repetición,
que no se mantenga sometido por la necesidad, el caos,
la supervivencia.

Hablar, y que las palabras no sean un medio,
decir, sin lavar los sentidos.

lunes, 5 de diciembre de 2011

"Brillaba pálida como un hueso, mientras yo estaba solo, y pensaba para mí cómo la Luna, esa noche, arrojaba su luz sobre el verdadero placer de mi corazón y el arrecife donde su cuerpo estaba esparcido."
No es verdad, no está permitido,
y si aun nos cubre de sangre,
es solo por una mala fortuna del viento.